lunes, 10 de enero de 2011

LA CULPA NO FUE DEL "DESCENSO DEL NIVEL FREÁTICO"

Colapso de un pozo en Murcia por "lavado de finos"
Nuevos estudios cuestionan que el "descenso del nivel freático" fuera la causa de la aparición de grietas en edificios de Murcia a mediados de los 90. El  "lavado de finos" del suelo, aspirados por el agua achicada de excavaciones y pozos pudo estar en el origen del problema. En una reciente publicación científica y presentada al IX SIMPOSIO DE HIDROGEOLOGÍA celebrado en Elche, en enero 2008, se pueden ver algunos de los indeseables efectos del "lavado de finos" del terreno, originados cuando se bombea agua de un pozo que lleva arrastes de tierra ("finos")[1]. 
El fenómeno también se denomina sufosión, piping o arrastre mecánico de sedimentos, y es la movilización de partículas insolubles en agua transportadas en suspensión desde el suelo, o desde los horizontes superiores del terreno, hacia los acuíferos inferiores o por bombeo al exterior. El proceso desarrolla un sistema de drenaje vertical somero (pseudokarst).

Sufosión pasiva: En el entorno de sondeos en ejecución emplazados a escasos metros de corrientes de agua se han evidenciado procesos de sufosión. En estos casos, el agua superficial percola por las fisuras, lixivia toneladas de sedimentos limoso arcillosos y obliga a abandonar el sondeo y a estabilizar el terreno rellenando las simas y oquedades con escollera. A este tipo de sufosión la denominamos pasiva, como se ve en la foto de arriba.

La sufosión activa está ligada al bombeo de aguas subterráneas (desde sondeos o excavaciones) cuando, junto con el agua extraída, se arrastra la fracción fina de la formación. Para evitar estos efectos en los sondeos conviene instalar tubería de revestimiento resistente, colocar empaque de gravas, situar los filtros enfrentados únicamente a los tramos de gravas - lo que requiere previamente la testificación geofísica del sondeo - y la cementación de los primeros metros del anular exterior de la entubación. 


Por otro lado, la CHS ha demostrado en sus recientes estudios [2] que en la sequía de mediados de los años 90 el nivel freático en la huerta de Murcia descendió apenas un par de metros en los veranos de aquellos años, ascendiendo luego en cada invierno. En cambio, en el entorno urbano de la capital, los descensos fueros mayores, de entre 5 y 8 metros. Esos  mismos descensos fueron registrados en la pasada sequía durante los años 2006-2007. En cambio, en la sequía reciente no se han producido patologías en edificios. ¿Por qué ahora no?

Grieta al rededor de un pozo por lavado de finos. Tomada de la publicación citada en el texto [1,2]
Hoy sabemos que en la sequía de los 90 y en la reciente pasada, el agua subterránea contenida en el estrato de gravas que hay debajo de Murcia, no dejó de estar confinada y a alta presión en ningún momento en el casco urbano. En efecto, entre el techo de estas gravas con agua y la superficie, hay un estrato impermeable de arcillas que las aprisiona.  Por tanto, es difícil, por no decir imposible, comprimir o compactar por desecado lo que ya se encuentra a presión por saturación en agua. Presión de agua que, como hemos visto en entradas anteriores de este blog, llega a ser tan alta en el presente invierno, que hace emerger el agua subterránea espontáneamente a la calle en algunos pozos de la huerta de Murcia sin motores ni otros medios mecánicos. 

Es precisamente esta presión de confinamiento a la que hay que temer a la hora de achicar agua de una excavación, solar o garaje. Así lo recomiendan los estudios geotécnicos más prestigiosos realizados en Murcia. Proponen precisamente drenar estos solares con cautela, poco a poco, mediante sistema well-point. Precisamente para evitar "el lavado de finos". 

Limos, arenas finas y arcillas son aspiradas junto con el agua de bombeo procedentes de los primeros metros del terreno. Este material movilizado y evacuado junto con agua turbia,  puede ser, al cabo de unas  horas,  de varias toneladas. Material retirado precisamente de la zona de cimentación, pudiendo provocar huecos y cavidades en el terreno y modificar la capacidad portante del suelo.

SERRANO (1998) ya apuntaba esta hipótesis, y afirmaba que el movimiento de partículas junto con el agua bombeada o achicada de vaciados y excavaciones urbanas de Murcia está en el origen de patologías de edificios, como agrietamiento de fachadas, tabiques y muros, detectados en Murcia a mediados de los años 90 [3]. 

También los informes periciales en los que se basan las sentencias judiciales que dirimen  litigios de patologías en edificios por agua en la región de Murcia, se centran siempre en el exceso de agua en el suelo y nunca en el desecado del mismo por descenso del nivel freático. En efecto, las sentencias consultadas achacan los daños estructurales al "lavado de finos" del terreno por rotura de tuberías de la red de alcantarillado o de agua potable a presión, o a fugas de agua en piscinas y depósitos. 

Para prevenir el "lavado de finos" convendría introducir prescripciones técnicas en los estudios urbanísticos o de ordenación del territorio en el municipio de Murcia. Sobre todo en aquellas zonas cercanas a edificios donde ya existan pozos, achiques de sótanos o se prevean drenajes de excavaciones. Recordemos aquí que el nivel freático en Murcia se encuentra en la actualidad a apenas 4-5 m. de profundidad[4]. (Y el nivel piezométrico de las gravas cautivas inferiores es surgente, ver entrada 2º de este mismo blog).


La turbidez y el color marrón del agua bombeada con arrastres de limos y arenas es la evidencia de que se ha iniciado ya el proceso de "lavado de finos". En ese momento, hay que parar para evitar males mayores.
Estructura sedimentaria del subsuelo de Murcia desde Ronda Sur hasta Juan de Borbón (CHS,2007 [2]). 
Impermeable: rojo (arcillas), naranja (limos y arcillas con pasadas arenosas). 
Acuífero: azul (gravas) y amarillo (arenas).
Referencias citadas:
[1] IX SIMPOSIO DE HIDROGEOLOGÍA. Elche, Alicante; 28-30 Enero 2008. Tomo XXVIII. Pp 83-92.
https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=sites&srcid=ZGVmYXVsdGRvbWFpbnxkb2N1bWVudHVyfGd4OjFlODBiY2RkMTU3NDlmYTU
[2] CHS, 2007. Nueva aportación al conocimiento hidrogeológico del entorno urbano de Murcia. http://www.chsegura.es/export/descargas/cuenca/sequias/bateriasondeos/docsdescarga/nuevas_aportaciones_informe.pdf.
[3] Serrano, F. 1998. Patología de edificación. El lenguaje de las grietas. 3ª edición. Fundación Escuela de la Edificación. 586 p. Madrid.
[4] http://www.rtve.es/mediateca/audios/20100802/1500-hectometros-cubicos-agua-bajo-nuestros-pies-cronica-murcia/842998.shtml (escuchar del minuto 25 al 29)

2 comentarios:

  1. Este es el fenómeno más evidente de no ejecutar los pozos de manera eficiente.

    Es posible que en ciudades sobre terrenos ocupados a lagos o zonas pantanosas, por la desmesurada urbanización, se produzcan asentamientos importantes por descenso de nivel, pero en Murcia NO¡¡.

    Es muy importante divulgar esta información. Sigue así.

    ResponderEliminar
  2. El cráter de Guatemala y de Alemania también son circulares como el que se ve en la foto de arriba. En ambos casos, el origen también está en el lavado de finos del subsuelo por agua subterránea. Lo curioso es que siempre son perfectamente circulares y profundos. Cuidado con los pozos muy cercanos a edificios.

    ResponderEliminar