martes, 14 de enero de 2014

NACHO NUESTRO QUE ESTÁS EN EL CIELO

A la derecha, Nacho midiendo el nivel del agua en un pozo del entorno de Chirivel,  en la provincia de Almería. Año 2002.
El pasado día 23 de diciembre, sobre las 2 de la tarde, fallecía en el hospital Virgen de las Nieves de Granada Ignacio Hernández Soriano (Nacho). Tenía 39 años y llevaba dos luchando con un extraño cáncer que le había llevado tres veces a la mesa del quirófano  y otras tantas a ser ingresado de urgencia en distintos hospitales de Granada, la tierra que le vio nacer, crecer y hacerse una gran persona, además de un excelente geólogo.

Muchas estudios novedosos sobre las aguas subterráneas de la cuenca del Segura, cuyas conclusiones todavía no son conocidas por la mayoría, no hubieran sido posible sin el audaz y riguroso trabajo que Nacho desarrolló durante los últimos 15 años en distintas empresas que colaboraron con la CHS.  Yo tuve el honor y la gran suerte de aprender con él y de que me considerara su amigo. Espero no defraudarle en el siguiente resumen de los avances en materia de aguas subterráneas de Murcia que, en gran parte, le debemos a él. ¡Descansa en paz, compañero! y si se ha de volver a nacer, ¡Qué vivas muchos años!.

En la tubería de salida del agua del pozo Benetucer 1, en la Machacanta, Murcia.
Si usted quiere saber la estructura geológica que hay debajo de la ciudad de Murcia, le invito a que vea los cortes estratigráficos que hizo Nacho y que se encuentran en el siguiente enlace de la CHS. En la imagen de abajo podemos ver un ejemplo de éstos. Sobre una foto aérea en color de la ciudad, superpuso un esquema tridimensional de las distintas capas de su sustrato hasta los 30-40 metros de profundidad y en base a los datos de un centenar de sondeos.

La vista de la ciudad es de sudeste a noroeste. En la parte inferior de la imagen se identifica la vía del tren en el Barrio del Carmen y la circunvalación de Ronda Sur hasta el río Segura. Por el norte, el esquema llega hasta la Plaza Circular y el principio de la Avenida de Juan de Borbón.


Cortes estratigráficos transversales de la ciudad de Murcia utilizando el programa Hydrogeo Analyst. Fuente: CHS

Las litologías representadas de arriba a abajo son las siguientes

Naranja:  Limos y arcillas (Impermeable-semipermeable).
Amarillo:  Arenas (acuífero).
Rojo:       Arcillas (impermeable).
Azul:       Gravas  (acuífero "PRIMER NIVEL DE GRAVAS").

Obsérvese la conexión que se da entre las gravas y arenas (ambos acuíferos confinados) en algunas zonas de la ciudad y la proximidad de éstas últimas a la superficie (amarillo). Esto explica el hecho de que, a igual cota de fondo de sótanos, garajes o vaciado de solares, unos tengan que achicar agua constantemente y otros no.


Nacho controlando la sonda de testificación geofísica en un sondeo de sequía de la huerta de Murcia.
La inmensa mayoría de las medidas del nivel del agua en el centenar de pozos de la Batería Estratégica de Sondeos de Sequía de la CHS (BES), las realizó Nacho hasta 2010 y también sus respectivos informes y gráficos. Traigo a continuación uno de estos gráficos de dos piezómetros urbanos de Murcia próximos al Parque de Bomberos, en el barrio del Infante Juan Manuel. Uno de ellos capta solamente el ACUITARDO (naranja) y el otro solo las gravas (azul) que hay debajo de las arcillas (rojo). Se demuestra la existencia de dos niveles piezométricos, uno superior (el nivel freático propiamente dicho) y otro inferior de las gravas del acuífero PRIMER NIVEL DE GRAVAS. Uno de los cinco niveles  acuíferos llenos de agua a presión que tiene el valle del Segura a su paso por la huerta de Murcia.

En naranja la evolución del ACUITARDO (color naranja del esquema geológico anterior) y en azul la del acuífero confinado PRIMER NIVEL DE GRAVAS (color azul de la figura tridimensional anterior).
Nacho conocía toda la cuenca del Segura, no había pozo que se le resistiera y en el que no pudiera medir la profundidad de su agua subterránea o tomar una muestra de ella. Testificó con cámara de televisión y sondas geofísicas centenares de sondeos profundos a lo largo y ancho del sudeste peninsular, conocí con él las acequias que serpentean por debajo de la ciudad de Murcia, levantando arquetas en aceras y calles. Siempre estaba dispuesto a realizar el trabajo encomendado, allá donde fuera, e incluso de noche. Amaba lo que hacía y nadie lo hacía mejor que él. 
Baño en el agua del pozo MOLINO RIQUELME, en el cauce del río Segura aguas abajo de Orihuela, Alicante. 2008.



Baño con Nacho en el agua del POZO MALECÓN, junto al río Segura en la ciudad de Murcia, enfrente de la piscina Inacua. 2007.
Son muchas las cosas maravillosas que contaría de Nacho y mucho lo que aprendí de él, sobre todo en aquella sequía de 2005-2009. Era un buen amigo y creo que así se lo hice saber a él hasta el final, a su compañera Mónica, a sus padres y  a sus hermanos.

Otra imagen de Nacho bañándose en las aguas subterráneas del POZO MALECÓN.

En la mañana de esta Nochebuena pasada su cuerpo era incinerado. Pidió que sus cenizas volaran desde lo alto del pico Veleta, en su Sierra Nevada, y así se hará.

Deseo subir hasta allí para darle un último adiós y ver como Nacho sigue en el viento.

Y como decía antes:  ¡Descansa en paz, compañero!; y si se ha de volver a nacer, ¡Qué vivas muchos años y yo que lo vea!.


Con Nacho encima de la Acequia de Parras en Beniel, mientras el sondeo PARRAS la llenaba con 120 litros por segundo manteniendo el nivel dinámico a apenas 20 metros de profundidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario