jueves, 30 de octubre de 2014

PLAN HIDROLÓGICO DEL SEGURA 2015: LO QUE LE FALTA Y LO QUE LE SOBRA

El nacimiento del río Segura (Pontones, Jaén) es una surgencia de agua subterránea que da origen a dicho río
¿Qué le falta al nuevo Plan Hidrológico del Segura 2009-2015? Pues, entre otras cosas, sumar 400 hm3 más al año de "agua autóctona". En efecto, este nuevo plan y del mismo modo que lo hacía el anterior de 1998, "mutila el ciclo hídrico" y esconde en sus cálculos más de 400 hm3/año de aguas subterráneas de su propia cuenca hidrográfica que no contabiliza como suyas. Éstas son las aguas subterráneas que no manan al río Segura (o a sus afluentes) y que fluyen por el interior de la tierra hasta salir en el fondo del mar. Es la parte de la lluvia anual que no se evapotranspira y que no fluye superficialmente por esos cauces. ¿Esto qué quiere decir? Pues que en la cuenca del Segura no hay déficit y si superávit de 246 hm3/año. También que el denominado "déficit estructural" es un mito. ¡Pasen y lean!

En el esquema de más abajo, hemos calculado cuáles son los recursos naturales reales de la cuenca del Segura. Para ello, hemos cogido los propios datos de su nuevo Plan Hidrológico, pero contabilizando también los 25,93 mm que éste calcula de Infiltración o Recarga en los acuíferos que no se drenan en los ríos y cuyas aguas se van directamente al mar.


Extracto del Plan del Segura donde dice que el concepto de la Instrucción de Planificación Infiltración o Recarga es de 25,93 mm


Un error de exactamente 400 hm3/año

Estos 25,93 mm de infiltración, que no va a parar a los ríos y a las ramblas -y que terminan en trasferencias subterráneas al mar o a otros territorios- al multiplicarlos por la superficie de la cuenca (19.025 km2), nos da el valor de 493 hm3/año en lugar de 93 como dice dicho Plan. Es decir, se trata de un error del Plan del Segura de exactamente 400 hm3/año.
Cálculo de los recursos naturales de agua de la cuenca del Segura según los datos oficiales de su nuevo Plan Hidrológico pero contabilizando también la recarga en los acuíferos que no se drenan a los ríos: 493 hm3/año en lugar de 93 hm3/año como dice el Plan (un error de 400 hm3/año). Imagen de base modificada del Libro Blanco del Agua. Serie climatológica corta (1980/81-2008/09). Elaboración propia. 
Estimación de los recursos naturales propios de la cuenca del Segura tomando como base los propios datos del Plan Hidrológico 2009-2015 y recalculando la ETR, ya que éste no nos dice cual es la Temperatura media de la cuenca.
Extracto de la página 113 del Anejo del Plan del Segura Recursos Hídricos donde se aprecia el error del Plan en 400 hm3/año. Pues donde dice 93, debería decir, como hemos dicho antes, 493 hm3/año (valor que hemos añadido al gráfico junto al 93).

Es decir, un error que borra de un plumazo exactamente 400 hm3 anuales de agua autóctona y genuina de la cuenca del Segura y con la que se podría crear puestos de trabajo, producir nuevos cultivos o impulsar la industria, antes de que se pierdan en el mar todos los años.



 La cuenca del Segura no tiene déficit

¿Esto qué significa? Pues que en la cuenca del Segura no hay déficit y que el denominado "déficit estructural" es un mito.

Pues incluyendo estos volúmenes de agua omitidos y dando por buenos los demás datos del Plan, incluso el del agua desalada, los recursos totales propios de la cuenca del Segura pasan de 1.253 hm3/año, a 1.653 hm3/año (serie corta).

A los que hay que sumar los 337 hm3/año de media procedentes del trasvase del Tajo y del Negratín (320+17). Lo que hace un total de 1.990 hm3/año.

Como, y según el propio Plan, las demandas totales son de 1.744 hm3/año (para el horizonte final del mismo que es el año 2.015) se demuestra que no hay déficit, y si un superávit de 246 hm3/año (1.990-1.744= 246)

Por tanto, podemos decir que a este nuevo Plan del Segura, como al anterior, también le sobra "el déficit" y le falta hacer bien las cuentas del agua que sí tenemos.



El Plan no contabiliza el agua acumulada en los embalses subterráneos

Otro dato que le falta al Plan, y no menos importante, es contabilizar unos 100.000 hm3 de agua almacenada en los embalses subterráneos.

Este esfuerzo contable de saber el agua que tenemos embalsada en nuestros acuíferos inferiores ya fue hecho en los años 70 del siglo pasado en numerosos estudios hidrogeológicos, y ahora olvidados, del IRYDA, del Instituto Nacional de Colonización y del IGME; y estimado, para el conjunto de la cuenca, en esos 100.000 hm3 aproximadamente.

Portada de uno de estos estudios del IGME y del IRYDA donde se aparece calculado el volumen de agua embalsada en los acuíferos de la cuenca del Segura.Fuente: www.igme.es
Una fracción de éstos, bien pudiera ser aprovechada de forma sostenible y compatible con el medio ambiente, para generar nuevos regadíos y dotar de agua barata a las industrias. Y todo ello, para favorecer el progreso social y económico, el crecimiento de la renta y su más justa distribución. Es decir, para lo que en realidad debe servir un Plan Hidrológico, a la luz de los artículos 40 y 131 de la Constitución Española.



Los datos y modelos climáticos deben ser de la AEMET (Ministerio de Agricultura) y no del CEDEX (Ministerio de Fomento)

También a este nuevo Plan le falta utilizar los datos y modelos climáticos de la AEMET en sus cálculos de lo que llueve y de lo que se evapotranspira, como dice la Instrucción de Planificación (Anexo VII, Tabla 11), cosa que no hace. Pues su fuente de información, por el contrario, es el CEDEX (Centro de Experimentación de Obras Públicas). Algo que, por si mismo, podría hacer nulo dicho documento, por prescindir de las normas establecidas legalmente para si redacción.

También, le falta evaluar mejor la lluvia en las zonas de montaña, que es mayor de la que dice, por la reconocida carencia de pluviómetros en esas cotas más altas; que es justo donde más llueve, donde nieva y donde más se recargan los acuíferos. Algo que hasta el mismo Plan reconoce.



Le falta definir los ACUÍFEROS INFERIORES

Además, le falta definir y diferenciar, en la misma vertical, los acuíferos superiores de los inferiores, como se ha hecho en otros planes hidrológicos ya aprobados como el del Duero y como se viene haciendo en el resto del mundo.


Perfil estratigráfico sintético general de la cuenca del Segura, tomado del ESTUDIO PRELIMINAR DE LOS RECURSOS HIDROGEOLÓGICOS DE LA CUENCA DEL SEGURA, de la antigua empresa nacional ENADIMSA y el mencionado Instituto Nacional de Colonización. En azul se han pintado las formaciones geológicas que constituyen acuífero. Obsérvese como hay varios y distintos en la vertical separados por estratos impermeables. El Plan del Segura no define acuíferos superpuestos, como si hace el Plan del Duero. Fuente: www.igme.es



No mide el estado de lo acuíferos en pozos "representativos" (que no bombean) 

Se debe medir la evolución de la lámina de agua de los acuíferos en "puntos representativos"; es decir, en pozos que no extraen agua y que están alejados de pozos que bombean. Pues éstos distorsionan la medida de la profundidad media del agua dando apariencia de sobreexplotación a lo que es en realidad una mera perturbación local de la superficie del agua subterránea ("embudos piezométricos" o "agujeros de agua en acuíferos llenos"). La siguiente simulación del BGR alemán explica bien esto.

Simulación del abatimiento puntual de la superficie del agua subterránea de un acuífero en una zona donde hay varios pozos juntos que bombean agua a la vez, Tomado del BGR. Ver más aquí


Lo que le sobra al Plan Hidrológico del Segura

En mi opinión,varias cosas:

"Leyes de punto final" ancladas en el siglo pasado, que dificultan la necesaria seguridad jurídica; como la de declarar legales los regadíos sólo anteriores a 1998, fecha de aprobación del anterior Plan de esa fecha. ¿Y los regadíos ilegales posteriores, qué hacemos con ellos?

Y sobre todo, le sobra insólitas prohibicionescomo la de no poder regar nuevos cultivos con pozos de menos de 7.000 m3/año, algo que si permite la Ley de Aguas, de mayor rango jurídico.

O como la de prohibir nuevos pozos de este tipo cuando la finca ya disponga de agua potable de la red municipal, limitación ésta que hasta el propio TSJ de Murcia ya ha calificado en varias sentencias de “despilfarro” contrario a dicha Ley; pues se obliga a los ciudadanos, por ejemplo, a tener que llenar la piscina de un chalet o regar sus jardines con agua potable urbana, porque no se les autoriza perforar un pozo común para estos usos; o a dar de beber al ganado estabulado agua municipal cara, cuando se puede obtener de pozo 20 veces más barata.

También, la prohibición de otorgar nuevas concesiones en los acuíferos confinados inferiores o "no drenantes al río Segura", y  que dicho documento ignora, donde se embalsas esos 100.000 hm3 y por los que discurren los más de 400 hm3/año  “ocultos” que se pierden en el mar y de los que hablábamos antes.

Agua de pozo a la acequia de Benetúcer. El acuífero que capta este pozo, denominado Acuífero profundo de las vegas media y baja del Segura, no está incluido en el Plan del Segura 2009-2015 y que en breve aprobará el Consejo de Ministros.


Resumiendo, al Plan le sobra el déficit y le falta contabilizar bien su agua

Resumiendo, al Plan le sobra el déficit y le falta contabilizar bien su agua; le falta  ciencia y le sobran prohibiciones en materia de aguas subterráneas.

En definitiva, ignora estas otras aguas que son vitales para que un Plan Hidrológico sea útil a la luz de los artículos 40 y 131 de la Constitución Española; y cuyo fin no es otro, como decíamos más arriba, que el de favorecer el progreso social y económico, armonizando el desarrollo regional y sectorial, el crecimiento de la renta y su más justa distribución y el pleno empleo.

 Menos mal que en 2015 este "Plan ilógico" muere y nace otro nuevo.¡A ver si tenemos más suerte con el próximo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario